El barrio de Patraix en Valencia: el ayuntamiento retoma su protección histórica.

Patraix Valencia plano antiguo

Los vecinos del barrio de Patraix en Valencia están de enhorabuena. El ayuntamiento de la capital ha dado esperanzas al proceso de rehabilitación y protección histórica de esta zona legendaria y repleta de patrimonio de interés cultural que permanecía paralizado desde hace más de dos décadas, cuando la popular Rita Barberá, en 1993, aprobó desde el consistorio un plan especial que nunca se llevó a cabo.

La población del barrio valenciano alcanza los 26.000 ciudadanos y tiene una densidad de casi 42.000 habitantes por kilómetro cuadrado. Situado en una de las laderas interiores, pegada al centro de la capital y al suroeste de la ciudad, posee vestigios de la época romana y andalusí y acoge la iglesia de San Isidro Labrador, del s. XVI, que fue construida sobre parte de las premisas del antiguo palacio señorial. Una joya del urbanismo valenciano.

Una de las primeras decisiones de la nueva alcaldía, fue incluir la zona dentro del plan especial de protección del conjunto histórico.

Una de las primeras decisiones de la nueva alcaldía, fue incluir la zona dentro del plan especial de protección del conjunto histórico ante el abandono sistemático de agentes rehabilitadores, sobre todo en lo peor de la época de la crisis. El objetivo no es otro que devolver a los valencianos la grandiosidad y esbeltez de su patrimonio.

En este sentido, la primera iniciativa fue denominar al núcleo histórico de Patraix en Valencia como “bien de relevancia local” y se le incluyó dentro del catálogo estructural de bienes para mantener las trazas de su urbanismo y salvaguardar su riqueza patrimonial. Para llevar a cabo este proceso, se han establecido tres “puntos calientes” sobre los que se realizarán las principales actuaciones: las calles Salavert, Fray Mateu y Venerable Agnesio.

Participación ciudadana en la rehabilitación del barrio de Patraix en Valencia

El ejecutivo de la capital valenciana ha anunciado que realizará un proceso de participación ciudadana que involucrará a todos los agentes interesados en aportar su punto de vista e ideas en este proceso. El ayuntamiento pretende establecer un entorno de diálogo y reflexión para acordar las medidas más urgentes, siendo escuchadas las comunidades de vecinos y alzándose como principales protagonistas del plan de actuación.

Con todo esto, el consistorio prevé la mejora de las condiciones de habitabilidad del barrio, rehabilitando edificios protegidos y aportando ayudas para acondicionar las fachadas más afectadas por el paso del tiempo, así como para la recuperación de espacios públicos ciudadanos aún pendientes de obtener mejores condiciones tras la paralización del PEPRI (Plan Especial de Protección y Reforma Interior) que se incluía en el Plan de Actuación Integrada (PAI), abandonado por el agente inmobiliario encargado.