Cómo elegir adecuadamente un local comercial para montar un negocio.

 
Montar un negocio
 

Innumerables emprendedores y empresas establecidas buscan montar un negocio o expandir la red de los que ya tenían, y por ello el alquiler de locales comerciales está sufriendo un auge debido a que la economía parece que empieza a despegar.

Sobre todo en el caso de los emprendedores, y más si es la primera vez que entran en el mundo del alquiler de locales comerciales, es necesaria una buena información previa para asegurar, en lo posible, problemas futuros y para maximizar las posibilidades de que montar un negocio dé buenos resultados, y no quebraderos de cabeza.

A continuación ofrecemos una serie de consejos para facilitar a cualquiera que desee establecer o expandir su negocio la introducción en el alquiler de locales comerciales.

Partimos de la base de que el emprendedor o la empresa en expansión ya han decidido cuál va a ser su negocio, y cuál debe ser su público objetivo. Esto es fundamental, puesto que debemos buscar un local comercial que se adapte a las necesidades de nuestro negocio.

A partir de ahí, hay muchas preguntas que podemos e incluso debemos hacernos:

  • ¿Alquilamos o compramos?

  • ¿Cuál es el precio adecuado?

  • ¿Buscamos un local comercial en el centro o en un barrio?

  • ¿Debemos estar lejos o cerca de la competencia?

 

¿Para montar un negocio qué es más conveniente comprar o alquilar el local comercial?

 

Lo más aconsejable al menos inicialmente es el alquiler, puesto que si queremos montar un negocio nuevo, todo aconseja no “encorsetarse” en una compra, ya que siempre es más complicado vender después el local adquirido.

Inicialmente lo más conveniente es alquilar el local comercial, ya que se corre menor riesgo que comprando el local.

También debemos comparar el montante del alquiler del local comercial, contra la posible cuota de hipoteca que tendríamos que pagar si lo compramos. Esto en términos de la liquidez, ya que en términos de gasto tendríamos que considerar que el alquiler es un gasto en su totalidad (excepción hecha de la parte de IVA, por supuesto) y la cuota hipotecaria tiene una parte que es gasto (intereses) y otra parte que no lo es (devolución del capital).

Por ello, dependiendo de si somos autónomos, o una sociedad, y en qué régimen fiscal coticemos, nos puede interesar más una opción que otra. Aquí aconsejamos consultar a un asesor fiscal antes de tomar ninguna decisión al respecto.

También hay una opción intermedia muy interesante, y que cada vez tiene una mayor difusión, y es el alquiler con opción a compra. Este consiste en incluir en el contrato de alquiler una clausula por la que establecemos que podemos estar en un futuro interesados en comprar el local arrendado y que las cuotas que vayamos pagando servirán como pago de parte del precio futuro del inmueble. A partir de aquí se puede establecer la duración de dicha opción, e incluso el precio del inmueble. Todo ello dependiendo de la voluntad de las partes, ya que los contratos de arrendamiento, con o sin opción a compra, son en su mayor parte una expresión de la voluntad de las partes.

Por ello, se pueden establecer clausulas sobre infinidad de opciones, por lo que es interesante recurrir a un abogado o gestor para que aconseje sobre los
aspectos más importantes del contrato de arrendamiento.

 

¿Cuál es el precio adecuado del alquiler del local comercial?

 

Lo mejor es hacer una investigación en la zona donde hayamos decidido montar nuestro negocio. Lo que aconsejamos es que te informes en internet y dándo una vuelta por la zona y tomando números de teléfono de todos aquellos locales que se alquilen.

Hay que realizar una investigación a fondo de los locales disponiblen en la zona en la que nos queramos instalar, para saber cuáles son los precios medios tanto de alquiler como de venta.

Una vez tengamos una recopilación hemos de averiguar los datos más básicos, que serían:

  • Precio mensual sin IVA.

  • Si ese precio incluye los gastos del edificio y el IBI (impuesto de bienes inmuebles), o van a parte o bien los asume el propietario. Hay que tener en cuenta que en este punto también hay una oportunidad de negociar, con lo cual es adecuado tener toda la información.

  • Metros cuadrados del local.

  • Estado del local: si tiene baños instalados, si el AACC está instalado o no, si hay cuadro de luces, si la luz y el agua están contratados o vamos a tener que iniciar unos trámites de contratación que suponen un tiempo, etc. Esto determinará, en parte, si gastaremos más o menos en el acondicionamiento del local.

Una vez tengamos estos datos, debemos dividir el precio por los metros cuadrados para saber cuál es el precio medio por metro cuadrado de la zona. Evidentemente hay otros factores que cuentan para valorar si un local es mejor que otro. Por ejemplo: metros de fachada, si es o no esquinero, si está en la mejor calle o no, etc. Pero por lo menos, tendremos una base sólida de la que partir antes de lanzarnos a negociar con los propietarios, y sabremos hasta donde podemos llegar y si nos están ofreciendo un precio adecuado o no.

 

¿Buscamos un local comercial en el centro de la ciudad o en un barrio?

 

Pero antes de responder a esta pregunta debemos considerar los tipos de negocio que existen, porque nos van a dar muy buenas pistas para responder.

Los tipos de negocio susceptibles de necesitar un local comercial son los siguientes:

  • Venta de proximidad: son aquellos negocios en los que compra principalmente las personas cercanas al mismo. Algunos sectores que encajan en este tipo de venta son: alimentación, papelerías, lavanderías, etc.

  • Venta de no proximidad: son aquellos negocios que venden a personas que se desplazan a zonas donde saben que pueden encontrar este tipo de actividades. Los más tradicionales son: la moda, el regalo, la joyería, etc.

  • Negocios de destino: son negocios que aun no estando enclavados en una zona con negocios similares cerca, son buscados por los compradores, desplazándose para encontrarlos. Algunos negocios que encajan en este tipo son: la decoración, los electrodomésticos, los talleres de reparación, los servicios médicos, etc.

Evidentemente esta clasificación es meramente orientativa, sobre todo a la hora de clasificar un determinado sector en ella, pero nos da una idea de dónde situarnos.

Si nuestro negocio es de moda, y vamos a introducir unas marcas de mucha actualidad, quizá debamos plantearnos el alquiler de un local comercial en el centro de la ciudad.

Sin embargo, si nuestro negocio es una franquicia de lavandería, quizá lo más adecuado sea buscar un barrio.

 

¿Debemos estar lejos o cerca de la competencia?

 

Para responder a esta pregunta también es útil la clasificación de los tipos de venta o de negocio que hemos visto en la pregunta anterior.

Si vamos a montar un negocio de moda, es muy adecuado buscar el alquiler de un local comercial en una zona en la que haya concentración de negocios similares, ya que será una zona buscada por los consumidores para ir a hacer sus compras, y eso genera un paso de gente interesada en tu producto que no tendrías en otra parte.

Sin embargo, si hablamos del negocio de la franquicia de lavandería, lo adecuado es buscar una zona con concentración de personas que necesiten ese tipo de servicio y donde haya la menor competencia posible, o bien donde la competencia no pueda competir contigo en precio, eficiencia, rapidez de entrega, etc. Y esta zona puede ser perfectamente un barrio o las típicas ciudades dormitorio del extraradio de las ciudades.

 

¿Qué otros factores tener en cuenta?

 

También serán importantes los siguientes factores para elegir el alquiler de un local comercial lo más adecuado para nosotros:

  • Factores legales: estos incluyen, entre otros, las normativas municipales para los locales comerciales con negocios de nuestro tipo, como medidas de acceso en las entradas principales y en los baños, necesidad de insonorizaciónn del local comercial, licencias o permisos especiales, etc.

  • Las comunicaciones del local comercial: si está cerca de paradas de autobús o metro, si es fácil aparcar por la zona, etc.

  • El atractivo de la zona para el tipo de cliente que buscamos. Por ejemplo en el caso del ejemplo del local de moda, si el precio de nuestras prendas es medio-alto no iremos a una zona donde haya muchos locales que vendan moda pero de escasa calidad, bajo precio y marca poco conocida.

Esperamos que este artículo te haya servido de orientación en tus primeros pasos en el alquiler de locales comerciales. Si quieres saber más, no tienes más que contactar con nosotros a través de nuestro mail, nuestro teléfono (963 509 343), o bien a través de cualquiera de los formularios de contacto que encontrarás en nuestra web.